Mamá, tú que me lo has dado todo, te mereces viajar mucho más.

Hola mami, hoy es tu día. No iba a ser menos contigo, y es que a papá le quiero mucho también, pero nuestra relación empezó 9 meses antes, y eso no hay nada que lo cambie. Llevaba meses pensando en qué regalo hacerte este año, mamá. Mis amigas no dejan de repetir que ya tienen un perfume, una blusa de Zara o un buen libro elegido, comprado y perfectamente envuelto. Pero yo aún no tengo nada.

Qué fácil era cuando un dibujo de una familia hecho a base de formas geométricas con un TE QUIERO MAMÁ en letras de distintos tamaños era el mejor regalo, ¿te hago uno?

Llevo tiempo pensando, y es que papá y tú me habéis dando tantas cosas que no sé cómo recompensaros. Y siempre pienso en cómo he recorrido medio mundo (o más) gracias a vosotros. El primer viaje de campamento con el cole cuando lloraba como una niña pequeña al despedirme de ti, ese viaje de intercambio que tenía tanto miedo de hacer y del que al volver no pude dejar de hablar durante meses, el viaje de fin de curso como recompensa a tanto esfuerzo,  o el último viaje con amigas del pasado verano… Todos han sido gracias a ti. Y por muchos regalitos de cada destino que he visitado que traiga al volver, ninguno es suficiente.

Por eso mami, este año por el día de la madre quiero cambiar las cosas. Quiero que viajes tú. Que tú que me lo has dado todo, te mereces más. Mucho, mucho más. Hoy cuando te levantes no vas a estar esperando un regalito, porque nos conocemos y tus “no necesito nada” de cada año ya son tradición. Pero yo te pienso leer esto, modo ñoña on, para que sepas cual quiero que sea mi regalo.

Quiero viajar contigo mamá, como cuando éramos pequeños. Además, ahora podemos encima ir de viaje de shopping juntas, mientras papá espera fuera con las bolsas. Pero bueno, lo importante es viajar, viajar juntas, recuperar el tiempo que a veces no podemos dedicarnos la una a la otra.

Y darte las gracias, cada día, por ser tú. Feliz día, mamá. Felices viajes, mamá.